Iker, ante los incendios que quedaron a 20 metros de las casas: “Esto era un volcán”