La hostelería, herida de muerte por el COVID-19