El corazón de Europa vive su peor momento de pandemia: aumentan los contagios y las protestas negacionistas