Batalla campal ante una discoteca de Barcelona acusada de racista