Felipe VI esquiva a su ninot para evitar cualquier polémica