Ocho familias desesperadas esperan a que también se derrumben sus casas en Monóvar