La Familia Real, de riguroso negro, acude el funeral religioso por las víctimas del coronavirus