La familia asaltada por error por la Guardia Civil asegura que recurrirá la sentencia: "1.200 euros por echarnos la puerta abajo no es nada"