España vota en una jornada electoral incierta: La participación supera el 60%, nueve puntos más que en 2016