El consumo de drogas multiplica los casos de esquizofrenia o psicosis