Cristales rotos, mercados anegados: así ha quedado Arganda del Rey tras la tromba de agua