La policía cree que el hombre de Zaragoza pudo no amputarse el pene a sí mismo