Viejos ritos, nuevos delitos