Cara a cara: el abducido de Tuy