Los servicios secretos y la traición, elementos comunes en los asesinatos de personas que quisieron cambiar el mundo