Escuchamos los sonidos que inquietan a los militares del Refugio de Cerler cada noche