La extraña afición de la monarquía británica por lo oculto