El cierre de Iker: “No puedo contar la verdad que ustedes se merecen”