El cierre de Iker Jiménez: la aceleración del tiempo a nivel comercial