Los mercaderes vendieron a los niños como esclavos durante la cruzada