Antonio Alcázar explica cómo es estar entre el límite de la vida y la muerte