La guerra psicológica en la red provoca la desconfianza hacia los políticos