Antonio Álvarez relata una fatídica noche de trabajo bajo la mirada de una presencia