El cierre de Iker Jiménez: El tejo, un árbol que resulta ser todo un universo