La familia Phoenix perteneció a la secta ‘Hijos de Dios’, una versión sexual del Cristianismo