Investigación del cortijo sevillano: hay un hombre joven y una niña que grita