La monja endemoniada: Magdalena de la Cruz, la encargada de bendecir a Felipe II