El cierre de Iker: Félix Rodríguez de la Fuente, el sanador de la tierra