El cierre: vender el alma al Diablo