¿Qué es realmente el ser de Atacama?