Meco, Madrid, una peligrosa figura en la calzada