Raquel vio en la cámara un niño que no era el suyo