Los moken leyeron las señales y huyeron a las montañas