Los profesionales de enfermería, testigos de los mayores fenómenos entre la vida y la muerte