El día en el que se dejó de humillar a los pacientes con patologías graves