Los niños que vieron en Portugal a un "ser sin cabeza" suspendido en el aire