¡El muerto hacía de GPS! Indicaba dónde estaba su cráneo a su mujer