Misterio 4.0: La realidad virtual del manuscrito Voynich, casi intocable