Mariano Díaz Tobar, el cura burgalés que inventó el cine y que les dio a los hermanos Lumière la clave del éxito