Los incendios de Galicia, ¿un mal presagio de un “ángel negro”?