Cuarto Milenio, mucho más que un programa de misterio