Ellos no contaban con "el extraño invitado" que se coló en su fotografía familiar