El cierre de Iker Jiménez: la unión del hombre con lo sagrado