El cierre de Iker Jiménez: El poder benéfico del cuento