El cierre de Iker: “Puedo equivocarme pero no me perdonaría no decir lo que pienso”