El cierre: el merodeador nocturno