El cierre: Perdiendo la fe en el ser humano