Cierre de Iker: Sobre la gente demoníaca y la prisión permanente revisable