El caso de Juan Francisco: “No hay que jugar nunca con la Ouija”