El oscuro abismo de la encefalitis autoinmune, una extraña dolencia